Regresa a los escenarios con Mame
by on April 2, 2014 in Noticias
Verónica emocionada por su regreso al teatro con la obra MAME.

Verónica emocionada por su regreso al teatro con la obra MAME.

Cerca de la una de la tarde de este miércoles 2 abril la espera terminó para los reporteros, quienes aguardaban que empezara la conferencia de prensa, y también para los seguidores de Verónica, pues por fin se reveló la sorpresa que había anunciado en Twitter: regresará a los escenarios teatrales con la obra Mame, pero en una versión renovada, del estilo del siglo XXI. 

Se alistó un estrado con una silla y en el fondo la imagen del rostro de Verónica con la leyenda Mame, en la que resaltaban sus ojos azules. Poco antes del comienzo, pusieron otra silla, para el productor, Ricardo Ortega.

En cuanto Verónica apareció cayeron sobre ella las luces de los flashes, entre murmullos de “está igual, no pasan los años por ella”. Tomó el micrófono y agradeció la presencia de los medios. “Estamos comenzando un nuevo proyecto que de repente llegó, estaba yo en mi casa, tranquila, en paz, con mi oración, con mi tranquilidad, que la verdad me está costando trabajo dejarla, pero quién puede resistirse a los encantos de Mame. Yo creo que ninguna actriz en el mundo podría decir no la quiero hacer. Creo que todas las actrices quisieran tener este personaje en las manos y, bueno, me toco a mí, me llamaron y me dio mucho gusto, porque es una obra que quiero mucho, que respeto mucho”.

Y presentó a Ortega, quien destacó que esta puesta en escena “es un gran producto, para la mejor actriz de México, la figura más grande, era sólo para ella. Lo complicado era que llegara a sus manos y llegó a sus manos”. El contacto fue Fausto, hermano de Verónica, quien le comentó del proyecto y le hizo llegar la historia, que en la portada traía su fotografía, hace aproximadamente un mes.

Verónica resaltó que “a esta obra le tengo mucho aprecio y mucho respeto, primero porque la han hecho las actrices más importantes de todos los países. Las más grandes figuras, Angela Lansbury se vuelve a subir al escenario con 88 años en Broadway. Luego me fui más a la historia y me encuentro con que una de las figuras más importantes de televisión y de comedia que es Lucille Ball hizo la película. Voy hacia atrás en México y la española más importante vino a hacerla en los 60, Amparo Rivelles, con Enrique Álvarez Félix y con mi amadísima mamá Paulette, que es Irma Lozano, que le mandamos un beso allá arriba, porque allá está, y después me toca verla y disfrutarla con mi hijo, entonces imagínate si no voy a querer esta obra, si no le voy a tener cariño. Silvia Pinal es otra gran figura del espectáculo en México, por eso digo que no existiría una actriz en el mundo que no quiera hacerla.

“Sí es una obra donde se canta y baila, pero lo que importa realmente de la historia es la actuación y yo actriz sí soy, no soy ni cantante ni bailarina, y sí me está costando mucho trabajo y esfuerzo este regreso, porque mi paz que tenía, que me estaba habituando a ella, me está costando dejarla. Encontrarme con ustedes es fuerte, porque son sabelotodos”, dijo a los reporteros, quienes llenaron el salón donde se realizó la conferencia, en un restaurante de la Ciudad de México, a un lado del Monumento a la Revolución.

Sobre si no extrañaba al público, admitió que “la verdad,  salí un poquito, qué te diré, no cansada, sino que era demasiado (…), que córrele acá, que súbete a un avión, que échate un palenque (risas de reporteros), que bájate, haz una revista, una portada, un programa, una entrevista, ese tipo de cosas, ya llega un momento que lo haces todo tan rápido y a veces mal que ya no disfrutaba, y en esta ocasión estoy regresando para disfrutar, y mi forma de disfrutar es el teatro, es mi escuela, es donde me inicié, lo que yo estudié, donde yo estudié, me presenté y creo que es una gran oportunidad, pero ahora yo les pregunto a ustedes, ¿les gustaría verme en teatro?”

A lo que se oyó una respuesta en coro “sí, claro, queremos verte”.

Verónica continuó: “La expectativa es divertir a la gente, que ustedes se lleven una impresión diferente de lo que es un teatro de este siglo, una comedia musical de este siglo, ya se pueden hacer miles de cosas arriba del escenario y lo está demostrando este coreógrafo maravilloso, porque ves volar gente en el escenario, ves caídas de agua, iluminaciones espectaculares, todo lo que hace el Cirque du Solei, viene siendo una forma diferente de presentar el teatro en México, hacer musicales diferentes, más tecnológicos, aprovechando los avances que tenemos”.

-¿Ese coreógrafo te va a poner cosas complicadas en ese sentido, tú harás todo eso?

-Ya le dije que no, porque bailarina no soy, ni cantante tampoco, que le echo ganas, sí. Hice La mujer del año y la verdad no es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después, ahí sí bailaba, me subía, me bajaba, brincaba y subía la pata hasta arriba y lo que tú quieras, pero no es lo mismo tener 40 años que casi 62.

-¿Qué pides para aceptar regresar a la televisión?

-No es que sea la oferta, sino yo creo que también saturé mucho la pantalla, estaba diario en la televisión, si no era con telenovela, era con el programa, pero yo me sentía como saturada y el público también se harta, y ustedes también, ‘siempre lo mismo, siempre lo mismo’; entonces si viene la oportunidad de hacer otra cosa interesante que sepa yo que los puedo divertir o distraer qué bueno.

“Un programa nocturno definitivamente no tendría que ser igual, porque ya ni siquiera están las figuras que teníamos antes, con toda esa historia atrás de tanta gente tan talentosa; a lo mejor hay gente talentosa ahora, pero necesita como más carrera, más tiempo para poder mostrar un programa de tres o cuatro horas”.

-¿Ha pensado en invitar a Cristian?

-Me encantaría, de hecho, cuando le dije que me la ofrecían, dijo que ‘a lo mejor en un fin de semana me lanzo, quiero hacer el Patrick otra vez’, y sería para mí increíble que estuviera, y le daría chance, pero no para bailarina (risas)…  sacaremos al Patrick adulto por favor…

Acerca de lo que publicó Cristian en Twitter, de que ya “salió del clóset”, Verónica contestó: “No sé porque salió, el clóset tendría que arreglarlo primero, yo no me atrevería a hacerlo hasta que no estuviera limpio, ya lo conocen, es bromista y les da lo que ustedes están pidiendo. Él se ríe, se divierte.

“Yo lo cuidé muy bien cuando era bebé, creció bien, ustedes lo vieron bien, era la elegancia musical, y de repente no se qué paso, se desapareció, se casó, esto y lo otro… váyanle a preguntar al Loco Valdés”, respondió con humor.

Le cuestionaron sobre si sabía qué era saiote, a lo que contestó que ella pensaba que Cristian quizás quiso decir chayote, “creo, no me hagan caso, no estoy hablando por él, la verdad, lo que diga él, lo que haga él, ya está muy mayor, este año cumple 40, se los aviso, ya sabe lo que hace”.

Entonces los periodistas aprovecharon para preguntarle qué opinaba de que una novia de Cristian estuviera embarazada y ya anduviera con otra.

“Mi amor, qué quieres que yo le ande tapando la cosa, cómo hago, yo no puedo, ya son cosas de cada quien, la gente es como es, no le puedes echar la culpa a los papas de cómo son los hijos, que porque el papá es malo, el hijo va a ser malo, no, a los hijos los educas hasta determinada edad y después hacen lo que se les da la gana. Yo no soy igual a mi mamá, tan dulce, tan tierna, tan cariñosa, a lo mejor saqué algo, pero no todo”.

-Cristian dice que se va hacer la prueba de ADN, ¿a lo mejor hay alguna duda?

-Te lo juro que no estuve ahí (risas), lo que puedo decir es que yo extraño mucho ser abuela, no he podido ser abuela, no he podido disfrutar a mis nietos, no me los han dejado. Extraño horrores a mi bella y adorable Simone, la extraño de verdad; a Mikhail, que me agarraba del cuello y no me soltaba, los extraño muchísimo, y ahora con una Rafaela, y se va a llamar como mi amiga Raffaella Carrá, imagínate tú.

-¿Se va a llamar Rafaela?

-Sí, me dijo. Ya lo sacaron ustedes, me entero más por ustedes. Ya hablé mucho de Cristian, búsquenlo, ya saben que está divertido, va a cotorrear con ustedes y les va a decir todo lo que quieran.

Al regresar al tema de la obra de teatro, el productor informó que aún no tienen confirmado el elenco, pero se dará inicio a la temporada en septiembre, probablemente en el Centro Cultural Roshfrans, con 20 músicos en escena, con gente mexicana muy profesional, bajo la dirección del prestigioso coreógrafo y bailarín francés Stephane Boko, quien ha creado coreografías para la Ópera de Quebec, Ópera Bastilla de París y el Circo del Sol. Además, analiza poder llevar la obra al interior de la República e incluso al extranjero. “Sería increíble poderla llevar a donde Verónica es conocida”, dijo.

-¿Será corta o larga temporada?

-Lo que el público quiera, comentó Ortega.

Verónica retomó la conversación: “Hace casi 20 años de La mujer del año, donde saltaba, subía, bajaba; Mame no es tanto eso, tanto bailarina, es mover a los demás, mover el escenario, a la gente, invitar a todos a que se diviertan, que la pasen bien; la tía Mame es una mujer divertida, que le gusta vivir, que la gente esté contenta, que rían, bailen, tomen, canten, se diviertan, no es tanto que sea la bailarina o la cantante; de hecho, Lucille Ball, que no es cantante ni bailarina, la hicieron hacer su personaje, una voz ronca, cantaba muy abajo y más que nada platicaba las canciones, y tan abajo que yo no podía agarrar su tono”.

-¿En algún momento pensaste en el retiro?

-No, pero no aparecía realmente un proyecto importante, interesante, bonito, que me divirtiera y que sintiera que hace bien a la gente, y que se divirtieran también un poco conmigo, porque para hacer tonterías 365 días al año tenemos todo el tiempo del mundo para regarla horrible, y si tenemos un minuto en la vida para hacer las cosas bien o para divertir a la gente… y me ofrecen Mame, o sea, es divertida, todo mundo la quiere, quién le diría que no, está muy bien puesta, las ideas son maravillosas, yo sé que el elenco tiene que ser genial porque esta obra se lo merece también y yo solamente soy una aportadora.

Asimismo, desmintió que la hubieran llamado para protagonizar la telenovela La Malquerida; “no, nunca, ni me la ofrecieron, ni era para mí”, declaró.

Alguien preguntó que cómo reaccionó cuando vio que en un canal ruso la felicitaban por su cumpleaños, en 2012. “Rusia es un país que llevo en el corazón desde el primer momento que bajé de ese avión; es como parte de una familia. Ellos se metieron mucho en la historia de las telenovelas, vivían los personajes, los gozaban (…) Las cartas eran increíbles, un público así la verdad no sé ni cómo agradecérselos, tendrían que haber aprendido ruso para llevarnos esta obra para allá y podérselas mostrar, que nos la vamos a ingeniar, todavía hay tiempo”, dijo con una sonrisa.

Después le insistieron en que platicara de su vida sentimental. “No me hace falta, no lo he necesitado. Me siento bien, son casi 62 años de vida y no sé si enamorarse sea un ridículo y con este tipo de trabajo, menos. No quiero ni me interesa; estoy con la paz de Dios, contenta, tranquila y a gusto”, concluyó.

Verónica pisó por primera vez los escenarios teatrales en 1970, con Romeo y Julieta y Por eso estamos como estamos. La ocasión más reciente fue con la puesta en escena Chiquita pero picosa, en 2008. En total son 13 obras, pero Coqueluche la pusieron tres veces.

Y como publicó en su Twitter el Día Mundial del Teatro, el pasado 27 de marzo, “es mi escuela, mi contacto directo con el público”. Así es que en septiembre tendrá la oportunidad de esa interacción nuevamente, ahora con Mame, en una versión renovada con propuestas tecnológicas en el escenario y ella encabezando un gran elenco.

2016 Veronica Castro © All Rights Reserved